El arte del sexting: trucos y consejos

Inscripción

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 25/02/2017, categoría: Actualidades

El arte del sexting: trucos y consejos

El sexting está más de moda que nunca. Este "juego" puede ser divertido y seductor a la vez, ideal para pimentar la rutina. Te damos algunos consejos para disfrutar de esta práctica sin caer en lo soez y sin preocupaciones.

Nos referimos a la práctica ya habitual y extendida de hacerse y enviar mensajes subidos de tono a través de plataformas como Gleeden o Whastapp. No solamente mensajes escritos, sino también fotos, audios... ¡Imaginación al poder!


Es importante saber cuándo se puede empezar a practicar sexting. Antes de vuestro primero encuentro, puede tener en inconveniente de dejar volar demasiado la imaginación y que en el momento de la verdad la realidad no se adecue a lo que habíamos imaginado. Por eso, a menudo es mejor esperar a después de la primera cita (¡si es que queremos volver a quedar!).


No a todo el mundo le gusta, ni todo el mundo se siente cómodo con esto. Así que mejor empezar poco a poco, tantear el terreno para saber cómo va a reaccionar el otro. Un mensaje tipo "llevo todo el día pensando en cosas que tengo ganas de hacer contigo..." puede ser un buen comienzo: ni muy directo, ni demasiado indirecto.


Una vez empieces, recuerda que la discreción y la confidencialidad son claves, sobre todo cuando estás enviando fotos a un amante... Se pueden aplicar los mismos consejos que para las fotos del álbum del perfil de Gleeden: que no se vea tu cara, almenos no directamente, que no se pueda identificar la calle, la casa, etc, que no salga ningún tatuaje, marca o piercing que te pueda identificar... Sé precavido o precavida.


Igualmente, no hace falta mostrarse de forma demasiado evidente para ser sexy: una foto de un juguete, un conjunto de lencería, tus piernas o tus labios... algo sutil per que seguro que le harán volar la imaginación. No hace falta enseñar tus genitales ni un desnudo integral para ponerle a cien. Si te decantas por texto escrito, los mismos criterios son aplicables: no seas demasiado vulgar, es la antítesis del morbo. Puedes compartir alguna fantasía que tengas, lo que te apetece que te haga o hacerle...


Los emoticonos no suelen ser buena idea. Compara por ejemplo la diferencia entre "Tengo ganas de verte..." y "Tengo ganas de verte :)". El primer es más sensual y provocador, mientras que en el segundo pareces querer quedar para tomar un café.


Muchas veces, lo mejor es hablar de forma concisa, clara y directa. Recuerda que lo estás haciendo porque te apetece, para pasarlo bien, ¡así que no te preocupes, déjate llevar, y diviértete sacando todo tu potencial erótico!