¿Mujer embarazada, marido infiel?

Haga clic sobre la imagen para agrandarla

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 11/07/2011, categoría: Actualidades

¿Mujer embarazada, marido infiel?

Varios estudios científicos publicados en los últimos veinte años tienden a explicar la infidelidad masculina durante el embarazo de sus esposas.

Este es un caso de infidelidad cada vez más tabú y sin embargo muy común. El embarazo es una época de gran agitación en la vida de una pareja, tanto en lo físico y lo psicológico.

Las mujeres embarazadas sienten menos necesidad de tener relaciones sexuales regulares durante este período. De hecho, son menos capaces de experimentar placer y se enfrentan a menudo con una imagen de sí mismas que ya no reconocen y que no necesariamente asumen.

Jena Pincott, psicóloga y bióloga, ha realizado investigaciones sobre los estudios publicados en los últimos veinte años sobre la infidelidad masculina durante el embarazo. Ella identifica tres categorías de hombres: los X, los Y y los Z.

Los X no tratarían de engañar a sus esposas durante el embarazo. En general, su apetito sexual disminuye durante este período.

Los Y tampoco tratarían de engañar a su pareja y experimentarían aún más deseo por ella, al verla embarazada. La disminución en el número de relaciones sexuales se explicaría por el temor de los Y de hacer daño al bebé.

Jena Pincott dice que hay hombres a medio-X y medio-Y, es decir, hombres que, al igual que sus esposas, tienen picos de prolactina (una hormona relacionada con el embarazo). Estos hombres pueden experimentar algunas de las sensaciones que sienten sus esposas, como náuseas, aumento de peso, etc...

Los Z serían los hombres infieles o que podrían serlo. Los cambios físicos y psicológicos de sus esposas no van con ellos. Temporalmente o no, ellos son infieles a sus esposas embarazadas.

En conclusión, Jena Pincott añade que habría una mayoría de hombres Y, pero que, en cambio, los mejores padres serían los X.

Padre infiel, hijo infiel trata la misma temática.

.