AMOR DE VERANO

Haga clic sobre la imagen para agrandarla

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 19/09/2011, categoría: Actualidades

AMOR DE VERANO

Continuamente recibimos emails de los usuarios Gleeden, contándonos sus experiencias. En esta ocasión muchas mujeres se van a sentir identificadas.

Buenas días, mi nombre es Alborada.

Tengo 45 años y es la primera vez que escribo a la redacción de un sitio de encuentros, pero creo que vale pena contaros lo maravilloso que puede ser conocer a alguien e introducirla en tu vida.

Me casé bastante joven, puede que demasiado. Siempre he estado enamorada de mi marido, el único hombre de mi vida, hasta que nacieron mis dos angelitos. Todo iba sobre ruedas. Mi marido ascendía cada día en el trabajo. Cada día nuestra capacidad financiera aumentaba. ¡Lo teníamos todo! Hasta que un día nos dimos cuenta de que nuestra relación aunque buena, estaba estancada. Los dos nos habíamos estancado. Él en su trabajo y yo con los peques. Mientras mis hijos me necesitaban yo no noté ningún tipo de soledad. Era feliz viendo a mi familia crecer.

Nunca me preocupé por mis necesidades como mujer. Siempre pendiente de tener todo listo en casa. La compra, la lavadora, la limpieza, el cole, las reuniones de trabajo. Todo marchaba, aunque poco a poco me di cuenta de que aunque era feliz, necesitaba algo más. Lo hablé con mi marido, porque dios sabe que lo quiero con locura. Pero no sabía cómo ayudarme. Hace poco más de un año descubrí Gleeden.

Gracias a Gleeden comencé a hacer nuevas amistades. Hablaba con hombres que se sentían igual que yo. Ellos amaban a sus mujeres, pero sentían que había algo que fallaba.

Poco antes del verano conocí un hombre maravilloso. Me hizo sentir como si tuviera 15 años, me ruborizaba con solo ver sus mensajes. De verdad estaba viva de nuevo. Me sentía más mujer que nunca. Durante este verano utilicé como excusa unas vacaciones con mi hermana para poder pasar unos días juntos. Una escapada al mediterráneo. Han sido los 4 días más intensos desde hace años. Muchos pensareis que me debería de sentir culpable, pero no es así. He dedicado toda mi vida a mi familia y solo unos días a mí. Además he vuelto con las pilas cargadas y llena de optimismo.


Muchas gracias por todo.
Alborada.