Haga clic sobre la imagen para agrandarla

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 26/08/2010, categoría: Cultura

"El elogio de la infidelidad" de Gemma Gaetani

Un libro que aborda el concepto del engaño de manera diferente y que reivindica la única lealtad posible y deseable, el de la infidelidad.

El libro de Gemma Gaetani demuestra ser un panfleto satírico y visionario, un elogio de la infidelidad, y "la traición". Traicionar que viene del Latín tradere, como la autora explica en el libro significa parecer, transportar, entregar. Es evidente que la palabra "traición" ha perdido su significado y se le dio un significado diferente, malo, relacionado con las tradiciones.

Gemma Gaetani plantea la noción de la pareja, no como un valor, sino como un "sin valor". El libro describe el comienzo de una revolución en el lenguaje y las costumbres. Una tarea difícil, pero bien organizada, probada y aprobada, en un intento de revolucionar la visión de la pareja firmemente enraizada en nuestra cultura. Visión que además, como la escritora señala, fue inducida por el adoctrinamiento forzoso y que no es una prerrogativa natural del hombre que, por su naturaleza, no es monógamo.

Las sensaciones son el alma de los hombres y mujeres. Lo que experimentamos cuando alguien nuevo viene a nuestras vidas es un shock positivo para el alma dormida en una relación estable.

La autora escribe: ""Muy tranquilo y luminoso, muy iluminado y lírico, como un rayo de sol en una casa que entra a través del cristal de la ventana y la sutil tela de la cortina, inesperado, imprevisto, el otro entra en la habitación emocional y mental de nuestro pensamiento, revelando nuestro deseo por él. La conciencia de estar enamorado es una maravillosa y dulce epifanía [...]"" (p.122), todo ello de conformidad absoluta con la única filosofía a la que la autora dice ser fiel y a la que ella sugiere adherirse: ""La única persona a la cual le seré fiel, soy yo mismo"."

El libro, más que cualquier otro escrito sobre este tema se centra en la lealtad debida a una persona, a nosotros mismos, la fidelidad a la sensación de bienestar debe de estar antes de todo lo demás. El discurso puede sonar egoísta y egocéntrico, pero Gemma Gaetani dice que sí, es un discurso egocéntrico, pero en el mejor sentido: [...] cuando descubrimos los sentimientos, nos damos cuenta de que somos nosotros mismos quienes debemos de sentirlos. Son sentimientos en los que nosotros mismos somos los jugadores y espectadores. Sujetos y objetos unidos. A partir de ahí, el primer sentimiento de admiración y de encanto llega. Por lo tanto, una motivación egoísta. "(Pp. 122-123)

El subtítulo del libro: "conquista, engaña, niega" anticipa consejos y experiencias que el autor sugiere en las páginas del libro, aconsejando qué ejercicios ayudan a los que son engañados y los que engañan. Una especie de vademécum para los infieles, cornudos y celosos crónicos. La autora no se calla nada. El tema se aborda desde todos los ángulos, incluso el impacto económico debido a la falta de la práctica de la traición. El autor invita a las parejas y los individuos a adaptarse a los tiempos modernos: si hay flexibilidad en el trabajo, ¿por qué no tenerla en la pareja, el amor y el sexo? Por último, una recomendación aparece como hilo conductor de todo el libro: la confidencialidad. Quien engaña debe hacerlo de forma discreta y prudente. Es imperativo negar, siempre, ¡incluso lo obvio!

Entonces la pregunta es: ¿la traición forma parte de la naturaleza de los hombres y mujeres, contrariamente a la pareja? Y ¿Debemos seguir nuestra propia naturaleza? Cuando exista una situación que nos hace infelices, debemos intentar hacer lo que nos hace felices.

"El elogío de la infidelidad. Conquista, engaña, niega" es un buen comienzo para aquellos que siempre pensaron que había una alternativa a la monogamia, pero que no pusieron palabras a sus sentimientos. Gemma Gaetani abrió el camino a seguir por otros.