EE.UU.: Cuando el adulterio y el patriotismo juegan en la misma corte...

Haga clic sobre la imagen para agrandarla

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 29/03/2011, categoría: Cultura

EE.UU.: Cuando el adulterio y el patriotismo juegan en la misma corte...

En relación al adulterio, el mundo de la política es una fuente inagotable de entretenimiento... ¡sobre todo cuando se tiene un sentido del humor muy desarrollado!

En Estados Unidos por ejemplo algunos son los primeros en hablar de la moral, de maneras correctas, de pecado, de religión... Ellos son a menudo muy buenos en dar lecciones, explicando a los ciudadanos cómo deben comportarse.
Pero ¿qué pasa con su vida personal? ¿Sus propios códigos de conducta? ¿Son respetados? No tanto...

Newt Gingrich es el ejemplo perfecto: político estadounidense, fue presidente de la Cámara de Representantes de 1995 a 1999. Él es el hombre que trató de desestabilizar a Bill Clinton en sus explicaciones extraconyugales, dándole lecciones en aquél tiempo cuando este último tenía una aventura con Monica Lewinsky. Pero ¿qué hay acerca de su vida privada? Durante sus dos primeros matrimonios, Newt Gingrich no fue nada menos que un infiel que anunció por teléfono a su esposa que sufría de esclerosis múltiple que la dejaba por otra. Pero entonces ¿por qué? me dirá usted. Explicación del interesado: ¡si lo hizo, fue por patriotismo! Entonces un ritmo de trabajo agotador y un patriotismo a flor de piel lo llevó al adulterio.

Desde la aventura de Clinton, los oponentes republicanos del presidente probablemente debían ignorar que el adulterio está dentro de la esfera privada. De hecho, no dudaron en estigmatizarlo llamándolo una amenaza para la estabilidad del país. "Si el presidente traiciona el pacto de confianza que tiene con el pueblo estadounidense, es desacreditado", dijo Henry Hyde, el congresista republicano de Illinois, en la época presidente del Comité Judicial. Pero en 1998, un sitio web reveló que el hombre casado, padre de cinco hijos había mantenido una relación con una madre de familia, Cherie Snodgrass. Respuesta del acusado: "Esto fue una vez hace mucho tiempo, hay prescripción en mis errores de juventud" (¡Y ya tenía 41 años!)

Lo que nos hace reír en estas historias, no es tanto la llamada "inmoral" que la sociedad quiere dar a las relaciones extraconyugales, sino más bien la distancia (¡o la brecha!) entre lo que predican los políticos y sus acciones.
Después de todo, muchos son los políticos que han sido infieles. En Francia, se recuerda sobre todo el caso Mitterrand y Strauss-Kahn, que hicieron noticia en todo el país con la revelación de su adulterio. Tal vez uno debería de mirarse asimismo antes de juzgar a los demás…