Signos de que estás en una relación tóxica

Inscripción

Discreción
100% garantizada

Me registro


Encuentros fiables y discretos con toda tranquilidad
Una única regla: no hay identidades falsas
¡Miles de miembros ya inscritos cerca suyo y en el mundo entero!

Noticia posteada el 01/10/2020, categoría: Actualidades

Signos de que estás en una relación tóxica

¡Las relaciones están destinadas a hacernos felices, no al contrario! Mantente alejado de las relaciones no saludables.

Las relaciones están destinadas a hacernos felices. Sin embargo, este no es siempre el caso. Tarde o temprano, todos tienen que lidiar con discusiones, diferencias y todas las cosas malas que puedas imaginar sobre una relación poco saludable. Lo importante es darse cuenta de si la relación realmente va a funcionar o si es solo una pérdida de tiempo y energía ...

Triste pero cierto: a veces, perder a alguien puede ser menos doloroso que estar con él. Y de eso se trata una relación tóxica. Como sugiere la palabra, estar en una relación tóxica es dañino y envenenado. Te daña mentalmente y la mayoría de las veces es una situación muy complicada de la que escapar.

Si terminaste en esta publicación, probablemente sea porque te sientes perdido y necesitas respuestas. Bueno, la buena noticia es que sucedió en el lugar correcto ... Hemos enumerado cinco señales simples pero comunes de una relación tóxica que pueden aclarar tu mente y hacer tu vida más fácil. ¿Te pregunta si te quedas o te vas? ¡Sigue leyendo!

1. No te sientes feliz


Ok, lo entendemos. Realmente te gusta esta persona y deseas que dure para siempre. Pero en realidad, no estás nada feliz. Sigues sintiéndote frustrado porque nada es como deseas que sea y nada en tu pareja te hace sentir realizado y respetado como te mereces. Piénsalo. ¿Qué sentido tiene estar con la causa de tu infelicidad? Si no funciona, deje de forzarlo y en su lugar empieza a buscar en otro lado ...

2. Tienes miedo a las discusiones


Entonces, veamos. ¿Alguna vez has tenido miedo de dar tu opinión por miedo a iniciar una discusión? En caso afirmativo. Esa es una gran bandera roja. Estar en una relación sana significa estar abierto a discusiones y confrontaciones. Tener problemas es parte de ser pareja, pero si te sientes incapaz de abrirte al miedo de perder a alguien, claramente significa que no estás con la persona adecuada.

3. Siempre es el mismo problema ...


Digamos que has estado saliendo por un tiempo, y todavía sigues teniendo el mismo viejo problema sin resolver cada dos por tres. Si un problema específico persiste sin que los dos lleguéis a un punto, es probable que nunca se solucione. Tener simpatía y apertura a las opiniones y sentimientos de los demás es esencial en una buena relación. Y cuando una discusión nunca termina, significa que no pueden entenderse completamente el uno al otro, o tal vez vuestras creencias son más importantes que la relación. Entonces, si esto es algo que estás experimentando, piénsalo. ¿Realmente vale la pena?

4. Empiezas a culparte a ti mismo


Entonces, veamos, después de todo el esfuerzo por encontrar un punto en común, luego empiezas a creer que todo es tu culpa. No te equivoques, puedes haberlo hecho totalmente mal. Pero si terminas culpándote incluso frente a las situaciones más obvias e inaceptables, eso no significa más que estás en una relación claramente tóxica y sumisa.

5. Hay cuadros de mando


Al principio, puede parecer que no es gran cosa. Pero cuando tú y tu pareja empiezan a sacar a relucir todas las cosas del pasado cada vez que hay una discusión, claramente es una señal de que tienes muchos problemas acumulados. Nada se resolverá nunca de esta manera y, en cambio, terminarán regañándose el uno al otro por todas las cosas malas que ambos guardan dentro ... Si no sois capaces de enfrentar discusiones como dos adultos, no tiene sentido continuar. Jugar tarjetas de puntuación es un juego sin fin y, lo más importante, es un dolor de cabeza.

6. Te sientes sumiso


Las relaciones románticas tienen que ver con la paridad y la felicidad compartida. Cuando los sentimientos y las emociones no están mutuamente equilibrados, no sucederá nada bueno. Especialmente si a la persona con control sobre la relación le gusta aprovechar los puntos débiles de la otra persona para mantenerlos bajo su control. Esto es horrible. No importa cuánto te guste alguien, si te das cuenta de que eres sumiso, ten un poco de respeto por ti mismo y di "¡no, gracias!". Es difícil al principio, pero después, ¡no será más que liberador!

El amor es ciego. Y, a veces, estar enamorado hace que sea imposible para la mayoría de las personas darse cuenta de que no tiene nada que ver más que con una relación basura. Si no te sientes satisfecho con tu relación, asegúrate de encontrar una solución y si no funciona, no pierdas más tiempo y haz algo bueno para ti: ¡déjelo ir!